Copiapó. Que se acabe la pesadilla, ¡por vosotros!

¿Quién no ha visto alguna vez una película sobre mineros? Minas profundas, trabajadores ennegrecidos y cabizbajos; familias dependientes y cargadas de hijos; mínimos medios para los rescates…

La esperanza y los medios utilizados por el estado chileno para su rescate nos maquillan la tragedia humana y el grave problema de explotación laboral existente en parte de la minería chilena (y en todo nuestro mundo), la búsqueda máxima de beneficios y la falta de controles de los poderes públicos.

Los mineros atrapados en Copiapó (Chile), la ruptura del dique de contención en Kolontár (Hungría), la plataforma petrolífera de BP en el Golfo de México, los diamantes de Naomí Campbell… serán el peaje que deberemos seguir pagando si queremos seguir manteniendo a toda costa el nivel de vida al que no queremos renunciar.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s