A Nerea Pérez-Arrospide-ri

Nerea-Pérez-Arrospide-01

Nerea Pérez-Arrospide

Comenzar a escribirte cuando has recibido una noticia de este tipo no es nada fácil; tampoco nos conocíamos demasiado, pero habías tenido tu primera experiencia de cooperación con nosotros en Gonaïves (Haití), y nos contabas lo que habías aprendido y que te estaba facilitando tu trabajo en Senegal, donde llevabas varios años.

No sé qué puede sentir un o una no creyente ante la experiencia de la muerte de una persona querida y cercana, porque soy creyente, y porque sé que ese Dios madre-padre que siempre te ha amado, y te sigue amando, te ha tenido siempre en su regazo, incluso cuando ibas en la moto y un camión asesino te encontró.

Has encontrado definitivamente ese Haití y ese Senegal por los que trabajaste, ese Haití y Senegal en paz, en el que las personas se sienten dichosas y amadas, en el que los niños y las niñas juegan felices, con unos ojos grandes y brillantes que te miran, y que sonríen al verte.

Le pido a Dios por ama y aita, que están sufriendo como solamente pueden sufrir unos padres ante la pérdida de su hija. No tengo respuestas, ni preguntas, solo perplejidad. Pero le doy gracias a Dios por tu vida, demasiado corta, pero que ha merecido la pena.

Que tu vida siga siendo camino para nosotras y nosotros. Un musu.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta entrada fue publicada en serso san viator y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s